Hace poco más de año y medio mi compromiso con el Medio Ambiente ha ido adquiriendo una mayor relevancia en mi vida.  Recuerdo que hace unos años fui a visitar a unos amigos a Eibar, al llegar su casa me comentaron que reciclaban la basura y me dieron un cursillo acelerado sobre reciclaje.

Estando allí me resultó estresante el tirar un simple envase de yogurt, era aterrador el tener que tirar algo y enfrentarme a aquellos tres malditos cubos de basura, que si orgánico, plasticos, envases y todo el rato preguntándome ¿dónde irá? ¿en el de la izquierda? ¿centro? ¿derecha?…vamos un infierno!!!!!!

Al final tomé la decisión de cerrar los ojos cada vez que iba a tirar algo a la basura y que el azar jugase su partida.

Pero ahora, poco a poco, en mi casa separo la basura, he empezado por los papeles y lo siguiente serán los envases y el vidrio (que ultimamente me pongo de Coronitas hasta las orejas), sólo me queda habilitar el sitio para tal efecto.

Pero no sólo eso estácambiando, ayer tomé la decisión de subir y bajar las escaleras en el trabajo para ahorrar energía, ya se que es sólo un piso lo que hay que subir o bajar, pero es que es tan tentador el ascensor…incluso una señorita la mar de simpática te dice en inglés y español a qué piso has llegado.

Anuncios