Bien, ya se que muchos de vosotros ya me echábais de menos, pero no os preocupeis, AQUI ESTOY DE NUEVO!!!!!!!!

Ha sido un verano bastante bueno que  empezó cuando terminamos una entrega en el trabajo y a partir de ahí relax total, siesta, tapitas, conciertos, cine, vamos la vida padre.

De conciertos he visto a:

  • Bruce Springsteen (impresionante el concierto y sobre todo que un tio que creo que tiene los 60 años sea capaz de moverse tanto por el escenario y dar espectáculo)
  • Chambao
  • Un par de pianistas que eran hermanos tocando música clásica…

También hemos disfrutado de unos baños árabes y de un spa. El spa he de decir que al principio fue un poco accidentado ya que me zambullí en el agua sin tener en cuenta un muro que ocultaban unas burbujas y como consecuencia me hice pupita en la nariz y la barbilla…menos mal que la cosa no fue a mayores y pude disfrutar del resto del circuito hidrotermal.

A mi, sinceramente me decepcionan un poco estos sitios, mas que nada porque te lo venden como un conjunto de actividades que te van a dejar como nuevo y…bueno, tampoco creo que sea para tanto o que yo no he ido a uno que realmente sea la bomba. Este en concreto tenía una piscina en la que había una especie de círculo amurallado (ahi fue donde me dejé la napia y parte de la barbilla) en el que te sentabas y había chorros que te daban por la espalda, piernas y pies.

También había una especie de cama de metal dentro de la piscina que soltaban chorros y te daban por todo el cuerpo, una sauna y un baño turco (que no funcionaba) y lo mas curioso de todo fue una ducha que creo que se llamaba escocesa o que se yo en la que te metías y empezaban por dos chorros laterales a la altura de los tobillos de agua fría y que luego pasaba a caliente, después empezaba a darte otro a la altura de la cintura con la misma filosofía, primero fría y luego caliente, mientras los de más abajo seguían en lo suyo y por último un chorro de agua en la cabeza. Mira, esto último era gracioso por su originalidad 😉

Pero a lo que voy, a mi lo que realmente me moló fueron los baños árabes, quizás sea porque me gustó mucho la decoración tipo árabe (si ya se que son baños árabes!!!!!) con velitas, que daba una sensación de tranquilidad muy agradable que sí hacía que te relajases y te olvidaras del mundo, eso si, quizás los grupos deberían de ser mas reducidos, para que cuando estés en el jazcuzzi no toques los pies de varias personas. Pero en definitiva me gustó mucho y lo recomiendo.

Otra cosa que hicimos fue irnos a un pueblo que se llama Mecina Bombarón y que está en la alpujarra almeriense. En realidad no fuimos al pueblo, fuimos a un antiguo molino a las afueras del pueblo que han rehabilitado como vivienda. Allí la única vida que se puede hacer es la contemplativa, mas que nada porque sólo hay campo alrededor y que la electricidad que tienes es gracias a unas placas fotovoltáicas que dan para encender bombillas y poco más, asi que nada de internete, tele y cosas de esas,. Lo único que hicimos fue dar paseitos por el campo, ver estrellas por la noche, acercarnos al bar del pueblo por la noche a tomar tapicas y leer 😀

Total, que han estado genial las vacaciones, me ha dado tiempo a desconectar del trabajo, de hacer cosas diferentes a las que hago normalmente y a estar muy agustito, así que vuelvo con fuerzas renovadas 🙂

Anuncios