Pues ya nos encontramos en el día 4, repetimos el rito del baño y me dicen.. Pablo, acércate a la tienda y compra tortitas, algo para ponerles por encima y té. Así que como un niño bueno salgo de la casa, eso si, antes me pongo gorro, bufanda, guantes….vamos, el muñeco de la michelin andando.

Llegué a la tienda y en un perfecto inglés les dije a los buenos días parroquianos!!! Una vez dentro, en lugar de preguntar (era importante pasar por un chico del lugar) me di una vuelta por la tienda, era chiquitita así que no me costó trabajo encontrar las tortitas, el té y algo que ponerle a las tortitas. Pero cuando localicé las tortitas había bolsitas de plástico al lado y me dije para mis adentros, esto va a ser para meter las tortitas dentro, pero para asegurarme le dije algo así a la tendera como “the bag is for…..” a lo que me respondió si, pa poné las tortitas aentro (todo en un perfecto inglé) asi que de momento mi identidad española estaba a salvo, hasta que pregunté cuánto valía todo aquello, para mi asombro lo entendí!!!!!!! pero me delaté al intentar pagar, aquello parecía el dinero del monopoly, vamos que no tenía ni pajolera idea de que monedas le tenía que dar a la buena señora, así que abrí el monedero y con señas le dije, mira, coje lo que quieras porque me pidas lo que me pidas te lo voy a dar, asi que la chica con mucho tacto cogió la moneda que tenía que darle y como a un niño chico me la enseñó y me explicó su valor. Agradecí la lección y me fui para casita que estaban esperando las niñas el desayuno.

Así que desayunamos tortitas con nocilla (si, lo se, igual no era la mejor combinación, pero a vosotros me gustaría veros en una tienda llena de productos que no se parecen a lo que hay en tus tiendas) y un té. Y una vez completado el desayuno de los campeones dimos un voltio con el coche y fuimos a visitar Derry.

Aparcamos el coche en una calle céntrica y nos fuimos a patear la muralla de Derry, había que tener mucho cuidado porque el suele estaba helado y te podías dar un leñazo del quince. La visita magnífica, nuestra anfitriona una vez explicó detalladamente la historia local y los conflictos acaecidos por aquellos lugares. Y después nos fuimos a una “restaurante” muy chulo en el que comimos un irish stew que estaba DE MUERTE, es lo que tiene ir con los que viven por alli, siempre te llevan a los mejores sitios 😉 después un postrecito y ya a casa a recoger las cosas y destino GALWAY!!!!

Bien, salimos a eso de las cuatro de la tarde, pues llegamos a Galway cerca de las nueve!!!!! pero eso no es lo peor, yo no se que tienen las carreteras irlandesas que te entran ganas de ir al servicio cada 20 km, da igual que bebas o que no, cada 20 km hay que parar. Y esto no es como aquí, que cada dos por tres hay gasolineras, allí hay que ir buscándolas porque a simple vista no estaban, así que nada, a buscar como locos gasolineras y ya de paso, compramos unas viandas para comerlas en el hotel que no ibamos a llegar para muchos trotes.

Para el que conozca un poco aquello el maldito GPS nos llevó cruzando Limerick (por lo visto una ciudad bastante grande para lo que se gasta por alli) y por fin llegamos a nuestro destino…GALWAY y ahora la misión mas audaz, ENCONTRAR EL HOTEL!!!!! Fue casi como cuando Julio Cesar dijo vini vidi vinci, eno, pues nosotros llegamos, vimos y casi vencimos, un poco de vuelta y nada, al final encontramos el hotel. Subimos y oye, supercoqueto,unas vistas a la bahía preciosas un cuarto de baño hecho a la medida de papá pitufo y una camita con plastico por si por la noche te hacías pipí.

Total, que así acabó nuestro día, cenando las viandas adquiridas por el camino y rápido a la cama porque al día siguiente nos esperaba un día duro de visitas 😀

Empieza irish hell

Anuncios