El día 6 repetimos la jugada, despertarnos, desayuno típico irlandes (colesterol vía intravenosa) y a ver tiendas por el centro de Galway. Fue un inicio de día bastante bueno, porqeu aunque hacía un frío de tres pares de narices, recordad que la temperatura no subía de los 2-4 grados sobre cero pudimos disfrutar de un cielo medianamente azul. Las tiendas que vimos no las digo porque no vienen al caso….bueno sí, una de montañismo para ver si encontraba un northface (ya, a pijo no hay quien me gane) una tienda de música, alguna de ropa….

Cuando empezó a picar el hambre tiramos de la guía para ver que nos recomendaba y localizamos un restaurante muy familiar, no era muy grande quizás como un salón de una casa normal, creo que tenía unas seis mesas en total, pero con una iluminación y decoración exquisita. Una cosa que nos llamó mucho la atención fue que había detrás de la barra estaban los productos que utilizaban para cocinar, pepinos, cebollas, zanahorias….entrañable sería la palabra. Pedimos un té para beber y luego algo que llevaba espinacas o algo asi, la verdad es que a estas alturas los recuerdos aparecen un poco difuminados y empiezo a olvidarme de las cositas malas que nos pasaron jejejejeje

Cuando terminamos la comida, nos fuimos al hotel a recoger los bártulos para seguir camino hacia Killarney. El viaje hasta el hotel igual que todos, parando cada 20km para ir al servicio, en algunas gasolineras nos decían que se les habían helado las tuberías y que estaban fuera de servicio, otros que ni tenían…un desastre.

Pero por fin llegamos a nuestro destino y allí estaba la dueña de la casa esperándonos y preocupada por nuestra llegada ya que las carreteras estaban fatal (doy fe de ello). Subimos a la habitación y dijimos, otia, por fin una habitación decente y un cuarto de baño más o menos como dios manda. Cenamos en la habitación algunas cosillas que habíamos comprado por el camino y nos pusimos a ver un poquito la tele.

Como semos gente de curtura y preocupados por lo que pasa en el mundo pusimos el telediario y oh campos de soledad oh mustios collados, EL AEROPUERTO DE DUBLIN CERRADO POR LA PUTA Y JODIDA NIEVE DE LOS CULLONS!!!!!!!!! En ese momento se nos cambia la cara y empezamos a pensar que igual no vamos a poder salir del pais hasta que llegue la primavera, LA PEOR HELADA DESDE HACIA 30 AÑOS (según la dueña de la casa). Vamos, que en Killarney sabían lo que era el frío pero no la nieve. En ese momento empezamos a pensar en un posible cambio de estrategia en el viaje y cambiar todas las prioridades hasta el momento y cambiarla por PASOS A SEGUIR PARA SALIR DEL PAIS.

Apagamos la tele y nos dormimos y pensamos ¿que podría ir a peor? pues amigos, continuad con las siguientes entregas porque todavía podemos superarlo.

Anuncios