Hace tiempo que había prometido a mi madre y a mi tía Maricarmen hacer una tarde de cocina (al final se apuntaron mi hermano y mi prima bieeeeeen) , así que el viernes pasado quedamos en mi casa para enseñarles a cocinar una pastela moruna, sushi y pollo con anacardos y salsa de ostras. Al final el pollo con anacardos no se hizo porque las dos buenas señoras decían que iba a ser demasiada comida, pero claro, cuando les hice guacamole para que picasen mientras se hacía la comida se avalanzaron sobre los dipas y no pararon de mojar en el guacamole y también en el vaso de la batidora…

Yo me las prometía muy feliz diciéndoles a las dos como tenían que ir haciendo las cosas, profesor con sus estudiantes, transmitiendo conocimiento., sabiduría…….UNA MIELDA PA MI COMO UNA CASA DE GRANDE!!!!!!!!!, nada mas llegar y decirle a mi madr y a mi tía las intenciones va mi tía me dice que ella no ha venido a cocinar que aonde ta la cerveza?……se me queda el careto de otia la señora como viene…no hay nada como peinar canas para que a una voz todo el mundo se cuadre jejejeje

Como la receta de la pastela la teneis aqui no me extenderé y del sushi mira, para que deciros, hicimos una cosa parecida, que si viene un japonés a casa es capaz de hacerse el harakiri con el cortauñas del baño.

Después de la que me hicieron pasar mi venganza estaba cerca y consistió en darles palillos para comerse el sushi y cual fue el resultado? aqui lo teneis jejejeje

y como se coje un trocito de sushi? pues que mejor manera que con….

Pero al final he de reconocer que lo consiguieron con bastante éxito

Total, que pasamos una tarde de lo mas agradable, con muchas risas y con ganas de repetirlo otra vez, pero eso si, la próxima vez haré de profesor y cocinareis bajo mis órdenes.

Besos

P.D. mamá, tía, si quereis hacer un comentario tenéis que pulsar en Dejar un comentario (justo debajo del título) 😉

Anuncios