¿Qué más se le puede pedir a esto?

Pues haber sido el ganador de las dos apuestas. Amigos, NUNCA aposteis con una mujer, PERDEREIS!!!!!! y si ganais no os engañeis, ganareis porque ella os habrá dejado ganar. Así que….ojito 😉

Anuncios