Aquí estamos otra vez cogiendo un avión, la verdad es que la experiencia no tiene precio. Llego al aeropuerto, enseño la tarjeta de embarque y entro en un circuito en el que prácticamente te tienes que ir despelotando, caballero ¿lleva cinturón? pues para fuera, caballero ¿lleva botas? pues para fuera, caballero ¿lleva algo por encima de la camiseta? pues para fuera, caballero ¿lleva portatil? pues para fuera….así que te ves a la mitad de la gente con la bandejita de marras en una mano, con la otra sosteniendo los pantalones, en la boca el billete y dispuestos a pasar por el detector de metales.

Lo del detector de metales es la leche también, ahí hay unos sujetos con muy mala sombra, con guantes de latex en la mano (espero que el día que me tengan que hacer el examen de próstata tengan mas sensibilidad que estos personajes). Lo primero que hacen es mirarte y decirte con la mano, pasa pasa, que verás….pasas por el detector y dependiendo del aeropuerto pita o no pita. Así que nada, cuando pita te miran como si te perdonasen la vida y te cachean. Dan ganas de ir un dia con un chaleco-bomba de mentira para que se pongan blancos.

Una vez que pasas el trámite, te vuelves a vestir y esperas a que salga tu vuelo para embarcar. Lo de comprar algo para tomar es algo impensable, 3€ un acuarius!!!!!!!!!!! estamos locos!!!!!!!!!!!! Así que saco el portatil, me pongo a bichear y …WIFI gratis? una leche, te la cobran a precio de oro. Vamos, que aquello es un sacadinero.

Y por fin va a salir el vuelo, cogen a todo el rebaño y lo meten en el autobús o en su defecto vas andandito por el caminito habilitado a tal efecto hasta llegar al avión.

Por lo menos se puede capturar una vista como esta….

Anuncios