Esta mañana he ido a hacerme unos análisis de sangre. Servidor aquí presente le teme mas a una aguja que a una vara verde, bueno, a las agujas y a todo lo que tenga que ver con la medicina. Mi historial por orden cronológico es el siguiente:

  • Cuando con 6-7 años fuimos todos a que a mi hermano pequeño le quitaron unos puntos y me mareé. Esto puede considerarse el inicio.
  • Cuando me corté en el brazo y me pusieron puntos. Tuvieron que tumbarme en la camilla después de que el médico dijese…le perdemos, vamos que me iba para el suelo desmayado.
  • Cuando con 17 años me quitaron la escayola de la pierna rota y sentado en la camilla perdí la visión. Esta vez ha sido la que mas cerca he estado de desmallarme. El médico que me quitaba la escayola me explicaba como tenía que empezar a andar y yo sólo oía. Cuando ya me repuse mi madre me dijo que me había puesto VERDE.
  • Cuando con 20 años me quitaron unos puntos y el médico al no atinar me mareé.
  • En esta situación también.
  • Y en general SIEMPRE que me sacan sangre.

Pero todo esto ha cambiado, las primeras veces que iba recuerdo que empezaba a sudar incluso por partes de mi cuerpo por las que pensaba que no se podía. Yo siempre advertía al de la jeringa que normalmente me mareaba, hasta que a una señora que se lo dije me respondió ANDA YAAAAAAAAAAAAAA CON LA TONTERIA NIÑO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! AQUI NO SE MAREA NADIE.

La verdad es que la bofetada psicológica surtió su efecto y desde entonces nada de mareos, eso si, de mirar a la aguja ni de coña!!!!!

Total, que esta mañana yo tenía la cita a las 8:50 y aparecí a las 8:30. La consulta estaba VACIA y esto es como los bares, que siempre se desconfía del que esta sin gente. Entré y una señora con unas bifocales en las napias me dice, si, pasa pasa.

En ese momento temí lo peor y me dije, esta no encuentra la vena ni de coña. Lo mejor, bueno más bien lo peor es que al pensar eso y ella tocarme la vena me dice, mira  que se esta escondiendo. Yo ya pensaba que de ahí salía con varios pinchazos y la señora con mis dos orejas y por la puerta grande, pero no, fue de lo mas hábil y en un suspiro ya me tenía despachado 😀

Anuncios