Ya, ya lo sé, teneis razón, pero es que no lo puedo evitar, y es que me gusta comer y como el otro día hice esta recetita aquí la pongo para compartirla con vosotros…. espero que os guste 😉

Esta receta es la mar de sencilla y bastante efectiva y además está para chuparse los dedos. Los ingredientes

  • Masa quebrada
  • 150 gr jamón de York o bacon
  • 150 gr queso gruyere (en ese momento sólo tenía una bolsa con mezcla de quesos y todo perfecto)
  • 250 gr de leche
  • 30 gr de harina
  • 30 de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite
  • 3 huevos
  • 50 gr de nata
  • sal y pimienta

Extendemos la masa y luego la colocamos sobre un molde redondito. Pinchamos un poco la base y metemos durante unos diez minutos en el horno precalentado a 180ºC. Lo sacamos del horno y reservamos.

El jamón y el queso los picamos por separados.

Ponemos el jamoncito en el molde.

Una vez hecho esto hacemos una bechamel con la leche, harina, mantequilla, el aceite y la pimienta y cuando este terminada, le añadimos el queso y removemos, le añadimos los 3 huevos batidos, removemos un poco y volcamos sobre el molde y al horno precalentado a 180ºC durante unos 25 minutos. Todo depende del horno pero lo suyo es sacarlo cuando metamos un palillo de dientes y lo saquemos seco. Y el resultado …..

Anuncios