Tenía pensado organizar un viaje para el puente de mayo, así que me fui a Ryanair y puse origen Sevilla, la fecha de partida y de vuelta y empecé a poner destinos. Para seleccionar el destino atendí a dos criterios, que fuese barato y que me cuadrase en fechas. Dicho y hecho, puse todos los destinos y el que cuadró fue…. el aeropuerto de East Midlands!!!!

He de reconocer que ni idea de donde estaba el sitio este, así que a informarse. Resulta que es una de las nueve regiones oficiales  de Inglaterra y como lo único que me sonaba era Nottingham (por lo de Robin Hood, no por otra cosa) pues allí establecí el destino.

Así que amigos ahí estabamos, dispuestos a salir de la soleada Sevilla

a la lluviosa Nottingham…

Manda narices no? Con respecto a esta foto es graciosa porque estaríamos a unos 15ºC y allí estaban los niños metiéndose en el agua y disfrutando del sol y del “buen tiempo”.

Bien, esta vez, a diferencia de cuando fuimos a Irlanda, nuestra amiga Ryanair no nos hizo meter las maletas en la cajita de marras y a cambio de eso nos hizo ir bajo la lluvia hasta el avión, con lo que llegamos empapados. Se ve que lo de poner un autobús era demasiado…

Ya en el aeropuerto de East Midlands pasamos el control de pasaportes y se ve que o no me parezco en la foto del DNI o yo que se, porque la señorita del control me tuvo 1 minuto parado delante de ella y mirando mi cara y la del DNI. Eno, finalmente nos dejaron pisar tierras británicas y lo primero era encontrar un taxi hasta el hotel.

Dejamos las cosas allí y nos fuimos a dar una vuelta de reconocimiento por la ciudad. Hay que decir que es una ciudad bastante chica pero muy acogedora y agradable. Después de la vuelta en la que vimos el Old Market Square, Lace Market y toda la zona de tiendas, pubs y demás nos fuimos al hotel a descansar un poco y prepararnos para la cena.

El sitio en cuestión que había pensado era el Ben Bowers, pero al llegar nos encontramos un sitio que lo habían cambiado por este y claro, no parecía lo mismo, así que vimos que unos pasos antes estaba el The Hand and Heart y fue una elección genial. Los camareros muy simpáticos y agradables, tienen dos partes, la de arriba que es tipo pub y una más escondida que es donde se cena en la que estas como en una gruta muy chula.

La comida un 10, la cerveza también, un triunfo de sitio. Así que si vais por allí y podeis pasaros seguro que os gusta.

Y después nos fuimos para el hotel que estábamos medio muertos.

Anuncios