Estoy trabajando en una empresa como externo, esto es que mi empresa “me cede” a otra empresa por un “módico precio” (algún día escribiré sobre las empresas consultoras en IT) . Esta empresa es conocida a nivel mundial y tiene chorrocientos mil empleados por todo el mundo.

Para entrar en el recinto donde están los distintos edificios tienes que pasar tu tarjetita, luego entras en tu edificio, vuelves a pasar la tarjetita y a trabajar. Bien, antes de cierta hora por la mañana si no has entrado en tu edificio se levanta una alerta y tienes que justificar el porqué has llegado tarde y al irte pasa lo mismo, si sales antes de la hora que te corresponde ZAS, se levanta una alerta y tienes que justificar el porqué te has ido antes.

Esto hace que la gente se “encabrone” un poco o mucho y lleva a situaciones subrealistas como por ejemplo la siguiente. Los viernes se forman unas colas de coche terribles para salir del trabajo y los internos no pueden salir antes de las 13:30 con lo que te los ves haciendo cola en los tornos de salida de los edificios desde las 13:20 esperando al pistoletazo de salida. Hay veces que entre semana te encuentras a alguno a la salida del trabajo haciendo tiempo delante del torno y por las mañanas gente corriendo como loco para fichar antes de que se levante la alerta.

Veamos, tanto control sobre el empleado hace que al final no este agusto y un empleado a disgusto rinde mucho menos. Por parte de la empresa entiendo que tenga que dictar ciertas normas, pero hay normas absurdas que no llevan a nada positivo. Por ejemplo en mi empresa se sabe que el empleado más valioso no es el más productivo, sino el que trabaja más horas. Y esa filosofía de empresa amigos mios es lo que hace que España sea uno de los paises menos productivos.

Yo a google por ejemplo la tengo idealizada. Para empezar es una empresa en la que todos los informáticos soñamos con trabajar, primero porque hacen cosas chulísimas y segundo porque parece que la gente allí disfruta trabajando. Habrá de todo, pero tiene pinta de ser un sitio chulo para trabajar y más que nada porque los fundadores eran gente joven, con ganas de cambiar las cosas y hacer un modelo de empresa y de relación con el empleado diferente a lo que había.

Lo que hace falta es que los dinosaurios que controlan las empresas se vayan jubilando y dejen paso a sangre nueva que cambie las cosas y el modelo.

Anuncios