Con frecuencia vuelo en aviones de este tipo

y lo que voy a decir igual es una tontería, pero cada vez que el avión despega huele en el ambiente a galletas recién hechas. Curioso ¿verdad? el caso es que me pasa siempre y puedo decir que vuelo con bastante frecuencia.

Ya que estamos voy a describir un vuelo medianamente normalito. Una vez sentados la azafata empieza a contarnos las cosas que tenemos que tener en cuenta si el avión:

  • se pega un leñazo contra el suelo
  • se pega un leñazo contra el agua
  • va a pegarse un leñazo contra el suelo/agua y tenemos despresurización en cabina

después de este comienzo, se sienta en su sitio y el piloto o la piloto (hasta la fecha sólo he visto a una)  dice… Entrando en pista, buen vuelo, motores a toda leche y en unos 30 segundos despegamos, porque como tarde más la cosa esta chunga.

Una vez en el aire hay veces que escucho ruidos extraños, me explico, al ser un avión chiquitito, resulta que se escucha todo y hay veces que parece que el avión se va a romper, pero como dijo un amigo mío, si la azafata no corre por el pasillo gritando nos vamos a matarrrrrrrrrrrr!!!!!!!! no hay problema, aunque al contarle esta teoría a una amiga me dijo, eso no ocurre nunca porque las entrenan, así que a pensar lo que a uno le tranquilice más.

Luego la azafata pasa con el carrito ofreciendo bebidas y frutos secos, yo normalmente pido zumo de tomate con hielo, sal y pimienta. Repijo ¿verdad? que le vamos a hacer, uno ha nacido para esto. Al ratito vuelve a pasar para llevarse los restos.

Si estamos de suerte, el Sr/Sra piloto nos comenta por donde vamos con eso de…si miran por la izquierda verán la ciudad tal, vamos a llegar antes de tiempo, la temperatura que hace, la situación climatológica de la ciudad destino etc. Eso si, lo hacen con una desgana que parece que están ahí en la cabina repachingados como yo lo estoy ahora en el sofá. Pero se nota un poco más la desgana cuando vuelven a decirlo todo en inglés.

Y ya por último el aterrizaje. Aquí los he tenido de todas clases, suaves, bruscos, suaves-bruscos, bruscos-suaves, aterrizajes imposibles…el más curioso fue una vez que el avión giró cerca de noventa grados antes de tomar tierra, miré a la chica que tenía al otro lado del pasillo, me miró y los dos pusimos cara de…esto va a ser leñazo contra el suelo, pero al final se consiguió.

Anuncios