Entre otras cosas el verano lo asocio a playa, terracitas y como no a los cines de verano. El sábado fuimos a un cine de verano que es bastante particular. El cine tiene cuatro salas y en cada sala ponen dos películas (una detrás de la otra), con lo que por 4,5€ puedes ver dos pelis al fresquito de la noche.

El ir a este cine es como ir de romería, como los asientos son sillas de metal (si tienes suerte pillas una sala medio moderna con sillas de plástico) tienes que ir preparado de casa con mínimo dos cojines, uno para el asiento y otro para el respaldo y es gracioso ver como va llegando la gente con sus cojines, la bolsa con la cena a base de bocatas, el agua… vamos, como si fueses de excursión, así que el cine se convierte en todo un rito bastante divertido.

Como podeis ver, las fotos dan cuenta de lo chulo que estan las salas, incluso ya tarde, por la parte izquierda va saliendo la luna…

Aquí la vegetación que hay en las paredes laterales del cine

Y aquí las cómodas sillas. Estas eran las “buenas”, son de plástico, el del resto de las salas son de hierro der duro.

Como este sábado era el santo de las Cármenes, en el pueblo estaban de fiesta y justo al lado del cine tenían una batería de cohetes que no veas. Lo primero que dijimos fue…bueno, tirarán los cohetes a eso de las 12 de la noche que es cuando acaba la primera peli.

Así que empezó la peli (Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 2) y a los 10 minutos empezaron a tirar cohetes y durante dos minutos no se escuchaba nada de nada. Cuando ya terminaron de tirar cohetes, la gente empezó a decirle al operario que rebobinase la peli, pero nada, se ve que tampoco nos perdimos tanto.

Lo peor vino cuando ya llevábamos como una hora de peli, empezaron a tirar fuegos artificiales preciosos, pero lo malo es que no se escuchaba nada, así que los del cine, viendo que aquello iba para largo, apagaron la peli y estuvimos disfrutando de unos fuegos bastante chulos, después tiraron toda la batería de cochetes que había al lado del cine y se hizo la calma. Volvieron a poner la peli y ya sin problemas hasta el final.

Cuando terminó, nos metimos en la de Transformers III, las otras posibilidades eran Insidious (servidor tiene como norma no ver pelis de miedo) y de las otras no me acuerdo pero no me molaban, así que a ver Transformer. Cuando pasó un rato, una señora que estaba delante nuestra se levantó con un niño en brazos (el niño podría tener sus 4 años) el pobre estaba dormido como en el séptimo sueño y se fue y detrás de ella toda su familia. Yo, cuando ya estaba terminando la peli estaba como el chico de 4 años, lo que pasa es que para llevarme a mi en brazos hay que comer muchas espinacas….así que nos levantamos y nos fuimos.

Es que, aunque parezca mentira, hay que estar preparado para poder ver las dos pelis sin problemas…

Anuncios