You are currently browsing the monthly archive for abril 2012.

El otro día bicheando por internet vi que habían estrenado una peli de Ewan McGregor Salmon Fishing in the Yemen. Este actor la verdad es que siempre me ha gustado bastante y hace peliculas del tipo Trainspotting, la guerra de las galaxias I, II y III o The Ghost Writer.

Total, que después de ver el trailer y pintar bastante divertida dije pues hay que verla.

La peli va de un jeque de Yemen que se le ocurre la brillante idea de hacer un riachuelo allí en Yemen, soltar unos 10.000 salmones para que vivan allí e irse a pescar con los colegas. Sólo decir que el trailer me pareció mas divertido que la peli, no obstante he de decir que se pasa un buen rato. Entretenida más que nada.

Anuncios

Lo bueno de no ser futbolero es que si uno sale el día en el que se juega el derby Barça-Madrid todos los sitios que no tienen tele están vacíos y los que tienen tele están llenos de gente mirándola como poseidos por algún tipo de vodú o hechizo.

Total que en el bar que estaba desierto pedí un mojito, todo normal no? hasta que la camarera vuelve y dice que no tienen hierbabuena…Un mojito sin hierbabuena no puede ser!!! así que entre otras cosas ofreció un pisco sour.

La primera idea fue no aceptarlo, sobre todo cuando me dijo que tenía un aguardiente Peruano y no se que más (el resto mis oidos lo omitieron) pero como me dijo que estaba bueno y era un poco dulzón dije venga, vamos a darle una oportunidad y aqui está lo que me llegó…

Te lo sirven con un soplo de canela por lo alto y con hielo picadito y esta DE MUERTE!!!!!!!!!!!!!!!! eso si, es un pelotazo de los buenos, después del segundo salí de allí barriendo un poco la acera jejejeje. Pero totalmente recomendable.

Muchas veces he escuchado eso de que el conocimiento es poder, pero hace un segundito lo he vivido en mis propias carnes….

Llevo un tiempo mirando alquileres por donde vivo y hay cosas mas baratas que lo que tengo. Y había pensado en decirle a mi casero que me rebajase el alquiler o me iba a otro sitio… Pero hace un rato me ha dicho que menos mal que tiene el alquiler porque si no va muy justo a fin de mes (contándome además los gastos que tiene, tres niños…) y ahí es donde he dicho eeeeeeeeeeeeeeh esta es la mía!!!!

Pero como soy tonto y tiene tres niños y estoy de bajón me he dicho….no voy a hacerlo….

Pues ¿qué decir? una ciudad pequeñita que en dos/tres días puedes ver y disfrutar (para conocerla profundamente pues más tiempo).

Me lo he pasado bastante bien, he practicado inglés aunque hubo una vez que fui a preguntarle a un taxista cuanto tiempo se tardaba en llegar al aeropuerto y me quedé en blanco y sólo atinaba a decir mmm errrr time….airport, como Hommer Simpson cuando ve una rosquilla, el clásico bloqueo de cuando uno tiene toda la sangre del cuerpo trabajando en el estómago.

Sólo una recomendación, aunque el aeropuerto de Liverpool es pequeño, se tarda bastante en pasar el control de seguridad. Son bastante estrictos en materia de seguridad (me hicieron quitar los zapatos).

Os dejo con un video del amanecer desde el avión.

Y por fin llegamos al tercer día, para variar desayuno como manda el manual del turista, huevos revueltos, salchichas y beans, repetí de salchichas y huevos revueltos y después el clásico de tostadas y croissant.

Ya en la calle decidimos hacer un poco de turismo, fuimos camino de la catedral anglicana de Liverpool. Para ir allí pasamos por Chinatown, pero sólo por la puerta, no nos adentramos…

Y al ladito estaba la catedral.

Bien, a la torre se puede subir por el módico precio de 5 libras por cabeza. Primero subes en ascensor hasta el cuarto priso y luego coges otro hasta el décimo, un poco de escaleras y ya puedes disfrutar de las vistas de toda la ciudad.

Ya por la noche, fuimos a cenar a un japonés que vimos en una de nuestras idas y venidas y nos llamó la atención y creo que estos videos os dirán porqué…

Muy simpatico lo de la cinta transportadora de sushi 😉 Funciona de la siguiente manera, cada plato tiene un color y un precio asociado, cuando terminas de comer, cuentas los platos y a pasar por caja 😉

¿Cual es el problema? pues que esto es como las pipas, ves pasar platos y los quieres casi todos con lo que al final la cuenta se te puede ir a la estratosfera 😉

Bueno, pues empezamos el segundo día y que mejor manera que bajar y meterse un desayuno de los wenos entre pecho y espalda, un almax por si las moscas y a desayunar como los campeones.

Como soy mas bien animal para estas cosas primero un platito con mis huevos revueltos, beans y beacon, un cafelito y un zumito de naranja, en estos casos lo mejor es primero lo salado y luego lo dulce, así que después de este comienzo un par de tostadas con mantequilla y mermelada y por último un par de magadalenas y un croissant con mantequilla y jamón de york.

Después de este mini homenaje, duchita y a patear la ciudad. Este día lo dedicamos a tiendas y a perdernos por ahí. Lo bueno de pegarse un homenaje de estos es que hasta las 5 o por ahí no te entras ganas de comer, al principio andas un poco aletargado, falto de reflejos pero poco a poco tus movimientos empiezan a parecerse al de un hipopótamo danzarín.

Intentando buscar una tienda en concreto nos perdimos por la ciudad y llegamos a la famosa Matthew Street en la que se encuentra el mítico bar The Cavern. Aquí en teoría es donde tocaron los Beatles por primera vez. El caso es que en esa misma calle hay otro cavern que está hermanado con éste y un poquito más pallá está el Lennon´s bar y una mijita más allá donde el otro y el de la moto se fumaron… vamos, que se le intenta sacar partido (yo también lo haría que leches) aunque para mi que el que parte allí el bacalao es el Liverpool FC.

Volviendo del hotel nos encontramos con esta cosa supergraciosa, no es nada más y nada menos que el yellow duck marine!!!!

Es un autobús que hace una minigira por la ciudad contándote la historia de la ciudad/beatles etc y que en el momento de más éxtasis te meten en el río…

Ya por la noche y como el frío arreciaba nos fuimos a un Steak House a dar buena cuenta de en mi caso una peaso hamburguesa de ternera con patatas fritas. Se ve que el ansia me pudo porque desde que tengo el aparato en los dientes no había intentado semejante proeza, pero todo fue estupendamente, no se si era el hambre o la pinta que me pimplé mientras nos comíamos el pan de ajo con quesito por encima que nos pedimos (eran cuatro porciones de pan pero parecían porciones de pizza) que me nublaba un poco el entendimiento.

Total, un día agotador pero con final feliz 😀

Pues empieza el viaje, lo primero fue llegar a Alicante en coche y como había autopista de peaje pues nada, como los señores no fuese a ser que nos encontrásemos con algún tipo de atasco de gente intentando llegar a la playa.

Al llegar al aeropuerto lo primero que vimos fue a unos ingleses que iban a Benidorm a celebrar la despedida de soltero de uno de ellos, que mejor sitio para desfasar no?

Pues nada, ya en el aeropuerto y pasado el control de Ryanair nos llevaron al avión en Autobus!!!!! se ve que les cobran menos aparcando el avión a las afueras del aeropuerto y dieron unos tres viajes para llevarnos a todos. Pasó una cosa curiosa cuando nos estaban explicando las normas de evacuación del avión, resulta que un español se levantó a coger algo del portaequipajes y la azafata cogió el micro y le dijo se siente otia que estamos explicando algo que le interesa!!!!! La verdad es que normalmente la gente pasa un kilo de las advertencias de seguridad, quizás porque ya la han escuchado muchas veces, pero esto no es iberia, cuando te dicen que te estes en tu asiento porque te van a explicar algo a callar y a hacer como que atiendes…

Ya en el aeropuerto de Liverpool, que por cierto, el aterrizaje fue un poquito accidentado, fuimos a por el autobus Arriva Airlink 500 que te deja en el centro de la ciudad, muy cómodo y cuesta 3 libras. De ahí fuimos andando al hotel que estaba en el Albert Dock y una de las cosas buena que tiene es que es como un apartahotel, con su cocina/microndas/nevera/lavavajillas vamos, una cucada y no mucho más caro que otros que había por los alrededores. Hay que decir que Inglaterra no es que se distinga por los precios baratos en sus hoteles, además tienes que estar pendiente siempre de si la habitación es con baño compartido (uno va teniendo una edad y la próstata no perdona) así que mira, este estaba genial de la muerte 😀

Total, como llegamos a eso de la una hora local lo suyo era ir a comer algo que estábamos lampando. Nos habían recomendado una pizzería cercana al hotel que se llama Pizza Express, así que nos pedimos un platito de tomate con provolone y una pizza de no recuerdo qué, el caso es que es una de las mejores pizzas que he comido en mi vida (quitando una porción de pizza que me compré en Florencia que estaba para morirse). La salsa de tomate que llevaba la pizza era superior, vamos, totalmente recomendable.

Después nos fuimos a reconocer el centro y ver donde estaban los sitios de interés, comprita en el Tesco para cenar tranquilitos y una pinta para rematar el día. Una cosa curiosa es que cuando entramos en un bar a tomar una cerveza y vi los tiradores me encontré con San Miguel (la cerveza no el santo) y se ve que tiene que triunfar por allí porque en varios bares a los que fuimos la tenían en los tiradores.

Como uno es de culillo inquieto me dije ¿y si nos vamos por ahí en semana santa? dicho y hecho. Uno de los primeros destinos era Londres (ciudad que tengo muchas ganas de conocer) pero todas las combinaciones que buscaba salía por un pico, además como era Semana Santa los hoteles por las nubes, así que descartado. Otra opción era París, pero tres cuartos de lo mismo.

Así que me dije, vamos a ir al sitio que salga más barato desde la ciudad de origen…y la ganadora fue….redoble de tambores….LIVERPOOL!!!!!

La compañía aérea elegida fue como siempre mi amada Ryanair, que para mi son como los Gremlins, si sigues las tres reglas básicas NO TE PUEDE PASAR NADA, ¿de verdad? eso pensaba yo.

Una vez comprados los billetes empecé a buscar el hotel en booking y para el que lo desconozca, normalmente tienen ofertas del tipo, habitación doble con posibilidad de cancelación por X euros y sin posibilidad de cancelación por X-20, ¿qué hace uno? pues elegir la de sin posibilidad de cancelación que es mas barata ¿qué puede pasar?.

Hasta aquí todo bien ¿verdad? se ve que mi felicidad no podía durar, a los diez días de comprar el billete de avión mi querida Ryanair me manda un correo diciéndome que desde antes de la fecha de salida de mi vuelo hasta octubre no iban a volar a Liverpool. Me quedé a cuadros, en ese momento pasaron por mi cabeza todas las historias que había leido y releido de personas que se habían visto afectadas por este tipo de cosas.

Antes de ir a Dublin y coger al mismísimo Michael O´Leary de las pelotas y hacerle cantar las notas más agudas de la flauta mágica leí detenidamente el correo y me ofrecían devolverme el dinero o cambiarme el vuelo a otro aeropuerto. Mi mente no paraba de pensar y repensar, estaba claro que si me devolvían el dinero perdía el dinero del hotel, así que la única opción válida era cambiar de aeropuerto. Miré aeropuertos cercanos y encontré uno que tenía un vuelo que salía el mismo día pero llegaba mucho antes a Liverpool, con lo que ganábamos casi un día.

El siguiente objetivo era ponerme en contacto con la gente de Ryanair. Si vas a su página, el teléfono es un 807 que creo que facturan casi como una línea erótica, sólo que al que dan por el orto es a tí. En los foros decían que iba a salir más barato llamar por voIP a los teléfonos irlandeses, así que esa opción la tomé por si no me funcionaba el 807. Los llamé y siempre me decían que debido al inesperado volumen de llamadas no podían atenderme. Así como cuatro veces de un minuto cada una. Leyendo en los foros también decían que había mas posibilidades que te cogieran el teléfono por la mañana, así que al día siguiente llamé (desde el móvil 😦  más caro todavía) y por fin me lo cogieron a la tercera llamada. Conseguí cambiar el vuelo y volvíamos a estar en camino.

Finalmente, un día que estaba en el aeropuerto me acerqué al mostrador de Ryanair y le expuse mi situación a una chica muy amable que había y cuando le pregunté si los gastos desde el aeropuerto del primer aeropuerto de salida seleccionado al nuevo aeropuerto lo costeaba Ryanair (si, ya se que soy un optimista pero había que probar) me enseñó una amplia sonrisa que mas que eso era como que por dentro se estaba descojonando de la risa y me dijo que no se había dado el caso de que Ryanair pagara ese tipo de cosas.

Y todo esto me lleva a la siguiente reflexión, ¿es mala o buena suerte lo que ha pasado? pues depende como se mire, para mi ha sido buena suerte, porque:

  • si no hubiese pasado nada habríamos llegado a Liverpool a las doce de la noche con lo que el día ese habría estado perdido y ahora ganamos un día.
  • además al poder cambiar el vuelo no hemos perdido el hotel (que era una pasta dicho sea de paso)

Este sábado hemos estado de bodorrio y durante la comida llegó el dilema, ¿cual es el pan que te pertenece? ¿el de la izquierda o el de la derecha?

Servidor dijo que el de la izquierda, otro dijo que el de la derecha, así que para resolver el entuerto (no había cobertura y no podíamos utilizar google) le preguntamos a uno de los camareros, pero su respuesta no fue muy esclarecedora. Él decía que el de la izquierda, pero porque su ideología era de izquierda que si le preguntábamos a su compañero que era de derechas igual decía lo contrario, así que no valía.

Menos mal que una de las comensales que nos acompañaba nos iluminó…

The right hand makes d and the left hand makes b, so b is bread and d is drink. Resumiendo, pan con la izquierda y bebida con la derecha 😀

Easy no???

Parecía que el momento no llegaba, ha sido un duro camino, hasta que por fin lo he conseguido…

¿Y que es lo que pasa con esto? pues que como tieso que soy no estoy acostumbrado a estas cosas y no se como moverme en estos círculos VIP, todo me suena raro…

No se si podré hacer eso del preembarque y llegar al avión antes que la plebe, pero bueno, nadie dijo que la vida fuese fácil ¿no?

Habrá que andar el camino 😉