You are currently browsing the category archive for the ‘Bares’ category.

Pues si, al ladito de mi casa esta el Gran Casino!! y el viernes anunciaban un monólogo de un tal Quique de la Fuente. El precio? una pasada, 14 euros la entrada, aunque si lo comprabas por groupon o letsbonus salía a 9 euros pero dije, unas cañas en un bar que hay al lado, nos acercamos y vemos como esta el patio y ya si eso entramos.

Llegamos al Gran Casino con mas miedo que vergüenza y nos plantamos en la recepción, miramos a diestra y siniestra y vimos a una chica que llevaba la gestión de las entradas del espectáculo, nos acercamos y…es aquí lo del monólogo? si, aqui es, y el precio? 14 euros por barba, mi cara fue un poema teniendo en cuenta que estamos en la cuesta de enero y en economía de guerra…La chica parece ser que se hizo cargo de la situación y me dijo…Pero si me dices que quieres reservar te apunto aquí y te cuesta a 7 euros la entrada.

Vamos a ver, a los de Groupon y Letsbonus le sale mas caro que si yo voy y reservo? po vale!!!!!!! así que tomó nota de mi nombre y nos fuimos a ver El Gran Casino!!!!!

Uno se espera que aquello sea como Las Vegas, con filas y filas de máquinas tragaperras, gente con smoking jugando al poker y en las mesas de los dados el típico tío tirando los dados, dos chicas explosivas al lado con vestidos que no dejan nada a la imaginación y público rodeándolo para ver si hace saltar a la banca.

Pues mira, nada de eso, aquello es enano, además te miran de arriba a abajo como diciendo si no vas a jugar lárgate que molestas y encima había cuatro gatos.

Nos fuimos a la sala de las tragaperras y tres cuartos de lo mismo. Pero aquí dijimos, venga unas moneditas que tengo suelto 5 centimos y así podemos decir que casi somos ludópatas. Una mixxxda pa mí, estuvimos buscando la ranura de las monedas y no tenían!!!!!! sólo tenían para meter billetes.

Así que a fastidiarse, con la ilusión que tenía yo de jugar unos cartones en el bingo y no tenían de eso tampoco…

Bueno, a lo que iba, el monólogo muy gracioso ah y en el precio iba una consumición 😀 pero cuando ya eran cerca de la una de la mañana y de viernes uno estaba ya casi dando cabezazos…con lo que yo he sido…..

Lo bueno de no ser futbolero es que si uno sale el día en el que se juega el derby Barça-Madrid todos los sitios que no tienen tele están vacíos y los que tienen tele están llenos de gente mirándola como poseidos por algún tipo de vodú o hechizo.

Total que en el bar que estaba desierto pedí un mojito, todo normal no? hasta que la camarera vuelve y dice que no tienen hierbabuena…Un mojito sin hierbabuena no puede ser!!! así que entre otras cosas ofreció un pisco sour.

La primera idea fue no aceptarlo, sobre todo cuando me dijo que tenía un aguardiente Peruano y no se que más (el resto mis oidos lo omitieron) pero como me dijo que estaba bueno y era un poco dulzón dije venga, vamos a darle una oportunidad y aqui está lo que me llegó…

Te lo sirven con un soplo de canela por lo alto y con hielo picadito y esta DE MUERTE!!!!!!!!!!!!!!!! eso si, es un pelotazo de los buenos, después del segundo salí de allí barriendo un poco la acera jejejeje. Pero totalmente recomendable.

Y por fin llegamos al tercer día, para variar desayuno como manda el manual del turista, huevos revueltos, salchichas y beans, repetí de salchichas y huevos revueltos y después el clásico de tostadas y croissant.

Ya en la calle decidimos hacer un poco de turismo, fuimos camino de la catedral anglicana de Liverpool. Para ir allí pasamos por Chinatown, pero sólo por la puerta, no nos adentramos…

Y al ladito estaba la catedral.

Bien, a la torre se puede subir por el módico precio de 5 libras por cabeza. Primero subes en ascensor hasta el cuarto priso y luego coges otro hasta el décimo, un poco de escaleras y ya puedes disfrutar de las vistas de toda la ciudad.

Ya por la noche, fuimos a cenar a un japonés que vimos en una de nuestras idas y venidas y nos llamó la atención y creo que estos videos os dirán porqué…

Muy simpatico lo de la cinta transportadora de sushi 😉 Funciona de la siguiente manera, cada plato tiene un color y un precio asociado, cuando terminas de comer, cuentas los platos y a pasar por caja 😉

¿Cual es el problema? pues que esto es como las pipas, ves pasar platos y los quieres casi todos con lo que al final la cuenta se te puede ir a la estratosfera 😉

Bueno, pues empezamos el segundo día y que mejor manera que bajar y meterse un desayuno de los wenos entre pecho y espalda, un almax por si las moscas y a desayunar como los campeones.

Como soy mas bien animal para estas cosas primero un platito con mis huevos revueltos, beans y beacon, un cafelito y un zumito de naranja, en estos casos lo mejor es primero lo salado y luego lo dulce, así que después de este comienzo un par de tostadas con mantequilla y mermelada y por último un par de magadalenas y un croissant con mantequilla y jamón de york.

Después de este mini homenaje, duchita y a patear la ciudad. Este día lo dedicamos a tiendas y a perdernos por ahí. Lo bueno de pegarse un homenaje de estos es que hasta las 5 o por ahí no te entras ganas de comer, al principio andas un poco aletargado, falto de reflejos pero poco a poco tus movimientos empiezan a parecerse al de un hipopótamo danzarín.

Intentando buscar una tienda en concreto nos perdimos por la ciudad y llegamos a la famosa Matthew Street en la que se encuentra el mítico bar The Cavern. Aquí en teoría es donde tocaron los Beatles por primera vez. El caso es que en esa misma calle hay otro cavern que está hermanado con éste y un poquito más pallá está el Lennon´s bar y una mijita más allá donde el otro y el de la moto se fumaron… vamos, que se le intenta sacar partido (yo también lo haría que leches) aunque para mi que el que parte allí el bacalao es el Liverpool FC.

Volviendo del hotel nos encontramos con esta cosa supergraciosa, no es nada más y nada menos que el yellow duck marine!!!!

Es un autobús que hace una minigira por la ciudad contándote la historia de la ciudad/beatles etc y que en el momento de más éxtasis te meten en el río…

Ya por la noche y como el frío arreciaba nos fuimos a un Steak House a dar buena cuenta de en mi caso una peaso hamburguesa de ternera con patatas fritas. Se ve que el ansia me pudo porque desde que tengo el aparato en los dientes no había intentado semejante proeza, pero todo fue estupendamente, no se si era el hambre o la pinta que me pimplé mientras nos comíamos el pan de ajo con quesito por encima que nos pedimos (eran cuatro porciones de pan pero parecían porciones de pizza) que me nublaba un poco el entendimiento.

Total, un día agotador pero con final feliz 😀

Este finde decidimos darnos un homenaje, y como somos gente sencilla con cualquier cosa nos conformamos, así que fuimos a un chiringuito playero de Almería que se llama la Barraquilla a tomarnos una paellita. Bueno, una paella sola no, también nos metimos entre pecho y espalda unos bichos de esos que tienen bigote.

Es gracioso, porque tienen un mostrador como el de una carnicería pero de pescado, entonces en una pizarra tienen los precios por kilo y tu vas allí, dices me pones esto, aquello y lo de más allá y todo a la plancha…y mira, para MORIRSE!!!!

Así que nada, dijimos, pues me pone unos bichos de esos rojos 😉

y luego un arrocito mirando al mar 😀

Y que se hace después de esto? pues una siestecita 😉

Como casi todos los informáticos siempre estoy delante de la pantalla del ordenador y dependiendo del proyecto en el que esté manejo conceptos de finanzas, hospitales, bibliotecas, plantas solares…pero siempre delante del ordenador, con diagramas de clases, bases de datos etc….pero hay veces que puedes ir a los lugares en donde utilizarán aquello con lo que has estado trabajando y casi tocar y ver de cerca aquellas cosas que has modelado….Y aqui tenéis una fotito

 

 

 

 

Y que mejor celebración para el día que tuve que hacer una paradita en una conocida venta y meterse entre pecho y espalda un rabo de toro y de postre mouse de chocolate 😉

 

 

Hay veces que hay que darse un homenaje no?

 

Este finde vinieron unos amigos a Sevilla, porque entre otras cosas íbamos a ver….cha chán!!!!!! redobles de tambores brrbrbrbrbrbrbrbrbr

Si amigos, al circo del sol. La última vez que fui al circo creo que tenía unos 6 añitos y fue para ver el circo de Angel Cristo, así que no veas la que ha caído desde entonces.

Citando al torero aquel de Ubrique sólo puedo resumirlo en dos palabras IM PRESIONANTE. Hacía muchísimo tiempo que no se me ponían los pelos de punta, me reía a carcajadas, me emocionaba, me ponían el corazón en un puño con las piruetas y equilibrios que hacían y sin decir el quedarme con la boca abierta de la belleza con la ejecutaban cada una de las coreografías. Si no lo habéis visto, TENEIS QUE IR!!!

Así que si teneis la oportunidad de ir no lo dudeis. Eso si, mi consejo es que intenteis comprar el asiento de los que están centrados y no necesariamente los más caros son los mejores. Los más caros están casi a pie de pista y sí, estas cerca, pero pierdes bastante perspectiva, mientras que si cojes el del siguiente rango de precio pero centrado ahí creo que lo vereis mejor que nadie. Como siempre, la virtud esta en el término medio 😉 Llevaos una botellita de agua porque dentro los precios son la leche.

Después del subidón del circo teníamos una mesa en un restaurante japones que hay en el centro, al lado de la catedral. Como uno está inmerso en esto de las tecnologías 2.0, reservé con antelación vía web y todo genial. Si, todo genial hasta que llegamos al restaurante, al ponernos delante de la puerta vemos que el japonés no esta WTF!!!!!!!! así que entro y le digo a la srta que había por allí…mira perdona perdona, pero es que tenía una reserva para cuatro personas en un restaurante japonés que había aquí… a lo que me responde que si, que había un restaurante japonés pero que ya no, que el dueño del hotel ha pensado que mejor un italiano.

Si, a cuadros nos quedamos, con lo fácil [momento friki on] que hubiese sido poner un trigger en la base de datos para que se mandase un mail al usuario si cambia el restaurante. Pero bueno, entramos porque la chica nos dijo que el segundo de Martín Berasategui era el que llevaba el italiano y que había un cocinero siciliano haciendo las pizzas. Pues por lo que comimos se ve que el segundo de Berasategui estaba de vacaciones y el cociniero siciliano le estaría poniendo unos zapatos de cemento a alguien porque las pizzas de buitoni le dan mil millones de vueltas a la pizza que me tomé y la pasta de mis acompañantes tampoco era para tirar cohetes…así es la vida

El único italiano que recuerdo con gusto era uno que había en Dublin cerca del Temple Bar al ladito del rio Liffey, con un viejecillo cantando canciones con su violín….

Y lo mejor es que utilizaban la máquina registradora!!!!!

 

El miércoles que viene 29 de Junio es mi santo, San Pedro y San Pablo y aunque yo no soy muy creyente siempre me gusta que me feliciten y si se toman unas cañitas pues mejor que mejor. Pero este año ha sido diferente, lo he celebrado antes de tiempo, y porqué? pues que a servidor se le antojó comer arroz con bogavante. Uno es que es muy sencillo.

Vereis, yo nunca he comido un arroz con bogavante, sólo paella de mariscos o cosas parecidas así que me dije, venga, eso es lo que quiero, y dicho y hecho. Fuimos a un sitio que…bueno, nada de glamour, mantel de papel, cuadros en las paredes con la anatomía de cangrejos, langostinos, un folio encima de nuestra mesa que rezaba “tenemos gazpacho”… ¿Pero que pasa en este tipo de sitios que están al ladito del puerto? pues que se come un pescao que quita el sentío y el marisco ya ni os cuento.

Pues aquí van unas fotillos

Al salir del trabajo me he ido a recordar Irlanda….

 

 

…allí sabe mejor jejejejejjee, pero a mi esta me ha sabido a gloria 😀